Bruja
Bruja
web
 
INICIO
Arpias
Angeles
Afang
Anfisbena
Bruja
Big Foot
Centauros
Ciclopes
Contempladores
Culebre
Dragones
Genios
Elfos
Sirenas
Magos
Golem
Minotauros
Grifos
Duendes
Orcos
Troll
Lamia
Hadas
Ninfas
Hidras
Unicornios
Naga
Hipocampos
Kelpie
Leviatanes
Esfinges
Manticora
Hipogrifos
Górgona
Pegaso
Quimera
Roc
Wyvern
Estirge
Fénix
Kraken
Gargolas
Gnomo
Trasgos
Kobold
Silfos
Vampiros
Pejemullers
Makara
Sleipnir
Valquirias
Banshee
Momias
Equidnas
Fantasmas
Titan
Driadas
Basiliscos
Kappas
Faunos
Satiros
Silfides
Ondinas
Nereyda
Náyades
Salamandras
Dragone-Kitsune
Shirokinukatsukami
Goblins
Asrai
Mirrows
Sealkie
Liminiade
Trenti
Hobgoblin
Kobold
Phooka
Ekeco
Licamtropos
Chupacabras
Mapinguari
Serpientes Marinas
Efreet
Marid
Dao
Djinn
Wazu
Necrofago
Nigromante
Zombi
Ogro
Leprechaun
Clurichaun
Far darrig
Serafin
Querubín
Trono
Arcángel
Amazona
Drider
Azotamentes
Abolez
Saeton
Yale
Ent
Huargo
Lobizón
Phateng
Malto
Eepeep
Sheks

imagen
Se denomina brujas (existe también la forma masculina, brujos, aunque es menos frecuente) a aquellas personas supuestamente dotadas de ciertas habilidades mágicas que emplean con la finalidad de causar daño, y brujería al conjunto de creencias, conocimientos prácticos y actividades de estas personas. La creencia en la brujería es común en numerosas culturas, y las interpretaciones del fenómeno varían significativamente de una cultura a otra. En el Occidente cristiano, la brujería se ha relacionado frecuentemente con la creencia en el Diablo, especialmente durante la Edad Moderna, en que se desató en Europa una obsesión por la brujería que desembocó en numerosos procesos y ejecuciones de brujas (lo que se denomina "caza de brujas"). Algunas teorías [1] relacionan la brujería europea con antiguas religiones paganas de la fertilidad, aunque ninguna de ellas ha podido ser demostrada. Las brujas tienen una gran importancia en el folclore de muchas culturas, de donde han pasado a la cultura popular.

Si bien este es el concepto más frecuente del término "bruja", desde el siglo XX el término ha sido reivindicado por sectas ocultistas y religiones neopaganas, como la Wicca, para designar a todas aquellas personas que practican cierto tipo de magia, sea esta maléfica (magia negra) o benéfica (magia blanca), o bien a los adeptos de una determinada religión.

Un uso más extenso del término se emplea para designar, en determinadas sociedades, a los magos o chamanes.

imagen