Fantasmas
Fantasmas
web
 
INICIO
Arpias
Angeles
Afang
Anfisbena
Bruja
Big Foot
Centauros
Ciclopes
Contempladores
Culebre
Dragones
Genios
Elfos
Sirenas
Magos
Golem
Minotauros
Grifos
Duendes
Orcos
Troll
Lamia
Hadas
Ninfas
Hidras
Unicornios
Naga
Hipocampos
Kelpie
Leviatanes
Esfinges
Manticora
Hipogrifos
Górgona
Pegaso
Quimera
Roc
Wyvern
Estirge
Fénix
Kraken
Gargolas
Gnomo
Trasgos
Kobold
Silfos
Vampiros
Pejemullers
Makara
Sleipnir
Valquirias
Banshee
Momias
Equidnas
Fantasmas
Titan
Driadas
Basiliscos
Kappas
Faunos
Satiros
Silfides
Ondinas
Nereyda
Náyades
Salamandras
Dragone-Kitsune
Shirokinukatsukami
Goblins
Asrai
Mirrows
Sealkie
Liminiade
Trenti
Hobgoblin
Kobold
Phooka
Ekeco
Licamtropos
Chupacabras
Mapinguari
Serpientes Marinas
Efreet
Marid
Dao
Djinn
Wazu
Necrofago
Nigromante
Zombi
Ogro
Leprechaun
Clurichaun
Far darrig
Serafin
Querubín
Trono
Arcángel
Amazona
Drider
Azotamentes
Abolez
Saeton
Yale
Ent
Huargo
Lobizón
Phateng
Malto
Eepeep
Sheks


imagen
En la mitología popular de muchas culturas, los fantasmas son supuestos espíritus o almas desencarnadas que se manifiestan entre los vivos de forma perceptible (por ejemplo, tomando una apariencia visible, produciendo sonidos u olores o desplazando objetos (poltergeist), principalmente en lugares que frecuentaban en vida, o en asociación con sus personas cercanas.La creencia en fantasmas, testimoniada desde los primeros textos escritos sumerios y egipcios, se encuentra extendida por todo el mundo, con variantes muy diversas.

En las civilizaciones orientales (como la civilización china) mucha gente cree en la reencarnación. Según esta visión, los fantasmas son almas que rehúsan ser 'recicladas' porque han dejado alguna tarea por terminar. Los exorcistas pueden ayudar al fantasma a reencarnarse o hacerlo desaparecer de la existencia. En la creencia china, además de reencarnar, un fantasma puede también optar a la inmortalidad, transformándose en semidiós, o puede ir al infierno y sufrir eternamente. Puede, en fin, morir de nuevo y convertirse en "fantasma de un fantasma".

Otras religiones orientales, como el Shinto en Japón, reconocen la existencia de espíritus de todo tipo y aceptan la creencia en fantasmas como parte de la vida cotidiana.

En occidente, se concibe generalmente a los fantasmas como almas en pena que no pueden encontrar descanso tras su muerte y quedan atrapados entre este mundo y el Más Allá. La imposibilidad de encontrar descanso responde a una tarea que el difunto ha dejado pendiente o inconclusa: así, puede tratarse de una víctima que reclama venganza o de un criminal que por alguna causa (haber sido enterrado con símbolos sagrados, por ejemplo) ve diferido su ingreso en el purgatorio o infierno.

Estudios recientes indican que muchos occidentales creen en fantasmas (en Estados Unidos, una encuesta demostró que el 32% cree en la existencia de fantasmas) y en la vida después de la muerte (Más allá).