Ondinas
Ondinas
web
 
INICIO
Arpias
Angeles
Afang
Anfisbena
Bruja
Big Foot
Centauros
Ciclopes
Contempladores
Culebre
Dragones
Genios
Elfos
Sirenas
Magos
Golem
Minotauros
Grifos
Duendes
Orcos
Troll
Lamia
Hadas
Ninfas
Hidras
Unicornios
Naga
Hipocampos
Kelpie
Leviatanes
Esfinges
Manticora
Hipogrifos
Górgona
Pegaso
Quimera
Roc
Wyvern
Estirge
Fénix
Kraken
Gargolas
Gnomo
Trasgos
Kobold
Silfos
Vampiros
Pejemullers
Makara
Sleipnir
Valquirias
Banshee
Momias
Equidnas
Fantasmas
Titan
Driadas
Basiliscos
Kappas
Faunos
Satiros
Silfides
Ondinas
Nereyda
Náyades
Salamandras
Dragone-Kitsune
Shirokinukatsukami
Goblins
Asrai
Mirrows
Sealkie
Liminiade
Trenti
Hobgoblin
Kobold
Phooka
Ekeco
Licamtropos
Chupacabras
Mapinguari
Serpientes Marinas
Efreet
Marid
Dao
Djinn
Wazu
Necrofago
Nigromante
Zombi
Ogro
Leprechaun
Clurichaun
Far darrig
Serafin
Querubín
Trono
Arcángel
Amazona
Drider
Azotamentes
Abolez
Saeton
Yale
Ent
Huargo
Lobizón
Phateng
Malto
Eepeep
Sheks


imagen
En la mitología germánico-escandinava, se llamaban ondinas a las ninfas acuáticas de espectacular belleza que habitaban en los lagos, ríos, estanques o fuentes. Tienen su correspondencia en a las Náyades de la mitología griega.

A partir del siglo siglo XVIII, las ondinas se convirtieron en sujetos literarios con el auge del cuento fantástico alemán que rápidamente se extendió por toda Europa.

Estos espíritus raptan a los niños, arrollan en las aguas a quien allí se aventura, predicen desgracias, hacen encantamientos; se evocan para desencadenar tempestades y provocar anegamientos o cuando se quiere actuar sobre los humores del cuerpo humano. Son de carácter frío y voluble, y no pueden ser dominadas por los flemáticos.
Las ondinas viven en los lagos y en los ríos, bajo cuyas aguas danzan en el momento en que alguien se ahoga; su apariencia es de ninfas, y su aspecto es similar al humano: carne y hueso. Son los más estrechamente vinculados a los hombres, llegando incluso a unirse en matrimonio, y Paracelso explicaba que, cuando una ondina engendra un hijo malformado, éste tenía el aspecto de una Sirena; en cambio, si una ondina se unía a un gnomo, el hijo que nazca se convertiría en monje. Cabe destacar que estos, como todos los demás Elementales, no poseen alma, y sólo la conseguían si se casaban con un humano.

Sus planetas son Saturno y Mercurio, y los signos zodiacales Cáncer, Escorpio y Piscis. El nombre Ondina deriva del latín unda, que significa "ola".